¿Cómo detectar una penalización de Google y cómo solucionarlo?

Google trabaja cada día para ofrecer a los usuarios los mejores resultados, por lo que premia a las webs que ofrecen contenido original y natural, y penaliza a aquellas que intentan tomar atajos o saltarse las reglas para ganar posiciones más rápido. Google quiere información precia, única y detallada que proporcione a los usuarios respuestas a sus preguntas, motivo por lo que constantemente va cambiando y mejorando sus algoritmos, de manera que cada web esté en la posición que cree que merece. Y lo cierto es que lo hace cada vez mejor, lo que le ha llevado a convertirse en el mejor motor de búsqueda actualmente en todo el mundo.

¿Cómo detectar una penalización de Google y cómo solucionarlo?

La cuestión es que, muchas veces, hacemos las cosas bien, creamos contenido de calidad, vemos como nuestras posiciones van mejorando y, de un día para otro, notamos que nuestro tráfico desciende notablemente. Hacemos un diagnóstico y detectamos que algunas de nuestras páginas han caído considerablemente y, lo que es peor, que otras han desaparecido. Seguramente estás siendo víctima de una penalización de Google.

¿Qué es una penalización de Google?

Una penalización de Google es una sanción que se refleja en el impacto negativo en el ranking de búsquedas de tu web porque no has cumplido con los requisitos que van estableciendo las actualizaciones de los algoritmos de Google y de sus revisiones periódicas.

En algunos casos es el subproducto de la actualización y, con el tiempo volverás a recuperar tus posiciones, pero si tiene que ver con Black Hat SEO, la cosa cambia, ya que recuperarse de ello puede llevar mucho mucho tiempo. Las técnicas de Black Hat SEO más populares son el contenido duplicado, la compra de enlaces, linkear en exceso desde sitios de spam, tener un contenido de baja calidad y sobreoptimizado y la ocultación de palabras o textos al usuario.

La cuestión es que muchas veces podemos caer en malas prácticas sin ni siquiera ser consciente de ello. Del mismo modo que ocurre que, cuando hacemos la declaración de la renta, podemos cometer errores o defraudar, si Hacienda nos pilla seremos multados sin importar nuestra intención. Lo mismo sucede con Google, no conocer las reglas del juego no te exime de cumplirlas. Por eso, lo más recomendable si no tienes muchos conocimientos en posicionamiento SEO, es contratar a una agencia de marketing digital, como Solicom. Lo cual, además de proporcionarte mejores resultados, re evitará más de un quebradero de cabeza.

¿Cómo saber si mi web ha sido penalizada?

Los casos más frecuentes de penalizaciones son detectados a través de un descenso repentino del tráfico de la web, lo que significa que se han perdido posiciones importantes. No obstante, a veces resulta más difícil saberlo, depende mucho del tipo de penalización y de la causa. Lo primero que debemos descartar es que no existen problemas de carácter técnico en nuestra web. Si no se trata de un problema técnico, podemos usar las siguientes herramientas para averiguar qué ha ocurrido.

1. Usar el propio buscador

Escribe en el buscador Site: seguido del nombre de tu dominio. Si tus páginas no aparecen en los resultados, quiere decir que has sufrido una penalización grave y que has sido expulsado de Google. Recuperarse de ello, puede ser una labor titánica.

2. Google Analytics

Puede que este descenso tenga que ver con una nueva actualización de algún algoritmo, que generalmente llegan sin avisar. Por eso, si quieres saber si tus posiciones han bajado por una actualización, solamente tienes que revisar el tráfico en Google Analytics y comparar si el descenso se produjo en la misma fecha en la que se puso en marcha la nueva actualización 

3. Webmaster Tools

Webmaster Tools no es solamente una herramienta que nos permite obtener información sobre nuestro dominios, sino una de las mejores formas de comunicarse con Google. Gracias a ella, puede decirnos si hemos sido penalizados y las causas de ello. Una vez que lo solucionemos, a través de ella también podremos comunicar al buscador las medidas que hemos tomado.

4. Panguin Tool

Este método es el más sencillo. Entra en la herramienta Panguin Tool con tu cuenta de Google Analytics y mira si has perdido tráfico en alguna de las actualizaciones llevadas a cabo por Google. Si detectas una caída pronunciada en los días posteriores a la actualización, ya sabes a qué se debe.

penalizacion-google

Tipos de penalizaciones

Las penalizaciones de Google pueden ser automáticas o manuales.

Manuales: son aquellas en las que el equipo de Google te envía un mensaje para avisarte de que ha encontrado elementos sospechosos en tu web e invitan al propietario de la web a solucionarlo y a enviar una petición de reconsideración para que puedan comprobar que los cambios han sido llevados a cabo y que no se están incumpliendo las reglas. Se producen a través de una denuncia que realizan los propios empleados de Google, concretamente por los Quality Raters, cuya misión es verificar los resultados de búsqueda, puntuando cada uno de los que aparecen en el ranking. Si encuentran una página que no cumple con las directrices de Google será notificado para que se determine si debe ser o no ser penalizada. Lo que se revisa es la calidad de la web, el contenido oculto y se muestra una información distinta para Google y otra para los usuarios.

Automáticas: son penalizaciones realizadas por los robots de Google, basadas en los algoritmos implementados. Ocurre cuando se descubren prácticas sospechosas o señales de manipulación que no encajan con las directrices marcados por el buscador. La bajada de posiciones dependerá de la gravedad del motivo que ha llevado a la penalización. Si no es muy grave, no recibirás notificación, pero de serlo, lo normal es que Google mande un mensaje proponiendo que se tomen medidas para no desaparecer de los resultados de búsqueda. Este tipo de penalizaciones se basan en los algoritmos Panda y Penguin. Panda está enfocado a mejorar la experiencia del usuario, penalizando a las webs con contenido de baja calidad, contenido duplicado y con un alto volumen de publicidad. Por su parte, Penguin va a la caza de enlaces de baja calidad, analizando los anchor text y los lugares en los que se ubican, con el fin de que sean naturales.

¿Cuáles son las penalizaciones más comunes?

Comprar links: comprar links en sí no es malo siempre que los tengamos controlados y lo hagamos bien. El problema llega si los enlaces son poco naturales o están ubicados en páginas de escasa autoridad o sobreoptimizadas. Lo mismo ocurre con el intercambio de enlaces, que es detectado por Google y que lo considera como un intento de manipulación.

Contenido de baja calidad: el contenido de tu web debe ser lo más informativo posible, incluyendo todos los detalles y recursos necesarios para que los usuarios no tengan que buscarlo en otras páginas. Esto no solamente hará que tus lectores te perciban como un experto en el sector, sino que además, Google considerará que ofreces un buen contenido y te premiará por ello. En cambio, no le gustan las páginas de menos de 300 palabras y contenido vacío.

Contenido duplicado: Google considera que las webs con contenido copiado no son útiles para los usuarios, por lo que un alto nivel de este tipo de contenido puede terminar por arruinar el posicionamiento de una página. Lo que incluye también el contenido reescrito de otro artículo que no aporta ninguna nueva idea. Es importante asegurarse de que el contenido es original y de que está bien redactado.

Contenido distorsionado: esta práctica, también conocida como Cloacking, consiste en crear un contenido de capa para engañar al buscador y hacerle creer que el contenido es distinto a través de redireccionamientos. La cuestión es que el buscador ve una cosa y los usuarios otra, por lo que Google lo penaliza muy duramente.

Uso excesivo de keywords: si la cantidad de palabras clave que se incluyen en una web es excesivo, Google entiende que el contenido es de baja calidad y que no resulta de utilidad para el usuario. Es preferible hacer uso de variantes y sinónimos que repetir la misma palabra mil veces metida en el texto con calzador.

¿Cómo salir de una penalización de Google?

Más vale prevenir que curar, pero si ya es tarde, lo único que nos queda es intentar poner solución al desastre. Salir de una penalización de Google, como decíamos, no es tarea sencilla. Primero hay que saber cuál es el motivo y, en base a ello, tomar las medidas correspondientes.

Si se trata de una penalización manual, tenemos la ventaja de que Google ya nos ha dicho donde está el problema. Solucionar problemas como el texto oculto es bastante sencillo, pero si estamos hablando de contenido duplicado o de enlaces no naturales, la cosa cambia. En el primer caso, tendrás que eliminar todo el contenido copiado y volver a reescribirlo por completo para que sea único. En el segundo caso, tendrás que ponerte en contacto con las webs en las que están tus enlaces para eliminarlos y no siempre resultará fácil.

Si es una penalización automática, el proceso es el mismo, pero deberemos primero detectar el problema por nosotros mismos.

En cualquier de los dos casos, una vez que hayamos puesto remedio, únicamente nos quedará tener paciencia y esperar a que el tráfico se recupere, lo cual puede ocurrir en unos días o en la próxima actualización del algoritmo de Google. Depende de la gravedad de la penalización sufrida.

¿Cómo evitar penalizaciones de Google?

La mejor forma de prevenir las penalizaciones de Google es hacer las cosas bien. Debes tener en cuenta que solucionarlas no es rápido, ni sencillo, ni barato. Te enfrentarás a varios meses en los que tendrás un tráfico muy bajo, lo que se traducirá en una gran pérdida de dinero, tanto porque no estarás ganando ventas como por el hecho de que tendrás que pagar un alto precio a un profesional para que tome las medidas necesarias para salir de la penalización.

Una auténtica travesía en el desierto en la que tendrás que trabajar muy duro para frenar la caída y para solventar los problemas que tú mismo te has causado por no haber hecho bien las cosas desde el comienzo. Con lo cual, tomar atajos puede terminar saliéndote muy caro.

En Solicom somos expertos en posicionamiento SEO. Nuestro equipo cuenta con los conocimientos necesarios y con una amplia experiencia en este tipo de estrategias, manteniéndose al día de todos los cambios que se van produciendo en los algoritmos de Google para evitar que nuestros clientes sufran penalizaciones que puedan afectar negativamente a su tráfico y a sus ventas. Y no solamente desarrollamos labores de prevención, sino que además, implementamos las mejores soluciones SEO para cada uno de nuestros clientes para que su posicionamiento mejore y consigan atraer cada vez más clientes.

¿QUÉ RESULTADOS BUSCA CONSEGUIR?

Rellene el siguiente formulario, y pronto estudiaremos la mejor estrategia digital para su negocio.