+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

Hoy me gustaría hablarte de «Profit first» (los beneficios, lo primero). Es un método de gestión del dinero en tu gimnasio que asegura la rentabilidad positiva del sitio desde el día 1. Si te suena a cuento chino, sigue leyendo:

Varias cuentas bancarias

El método, en principio, se basa en que tengas al menos 5 cuentas bancarias diferentes. Esto viene bien porque en cada una de estas cuentas reservarás dinero para diferentes objetivos:

  1. Cuenta de beneficios
  2. Cuenta de ingresos
  3. Cuenta de impuestos / seguridad social / IVA
  4. Cuenta del propietario
  5. Cuenta de gastos

Los porcentajes

Todo dinero que entra en la empresa, entrará en la cuenta de ingresos. Dos veces al mes (el día 10, y el día 25), se dividirá el dinero desde «Ingresos» según un porcentaje establecido a las diferentes otras cuentas, dejando la cuenta de ingresos a 0.

Para un negocio hasta 250.000 USD anuales, el autor recomienda los siguientes porcentajes como objetivo ideal:

  • 5% beneficios
  • 50% propietario
  • 15% impuestos (puede variar en función del país)
  • 30% gastos

Los porcentajes son el objetivo ideal para tener una empresa sana – está claro que muchas empresas no están ahí, igual para el propietario sólo queda un 30%, o igual el alquiler ya te come un 40% de los ingresos – todo hay que adaptarlo.

Sí es verdad que, cuanto más lejos estés de estos porcentajes, más probable es que te afecte cualquier altibajo a nivel económico.

Repartiendo el dinero en cuentas y reservándolo ahí, siempre podrás afrontar el pago del IVA y los impuestos, la seguridad social, la nómina del propietario, y – como se llama «profit first», los beneficios:

1% de beneficios

Profit first indica algo muy lógico: si eres capaz de llevar tu negocio con 100% de tus ingresos, no cerrarás sólo porque lo lleves con el 99% de tus ingresos – reservando el 1% para los beneficios de tu negocio. Creo que hasta aquí estamos de acuerdo, ¿verdad?

Importante: los beneficios NO son el salario del propietario – este vendrá de la cuenta del propietario. Los beneficios representan la rentabilidad del negocio, como si aparte de trabajar en tu gym, fueras también inversor en tu centro (lo eres, pero igual nunca lo has visto así).

Este 1%, al principio igual sólo son 10-20 EUR al mes – no pasa nada, se queda en la cuenta de beneficios acumulándose para o bien una necesidad muy urgente (y así no hay que prestar dinero del banco) – o como fondo para re-invertir en el negocio.

Como parte importante se destaca que, 2 veces al año, el propietario coja una parte de los beneficios para disfrutarlos – como si fuera un dividendo. Viene bien para la motivación, ¡y anima a seguir con este método en el futuro!

Más cuentas

En solicom implanté una variación de este método hace un año, gran bastante éxito la verdad – no fue hasta entonces que tenía el control absoluto sobre todos los gastos, y pudo crear fondos de maniobra para los veranos duros de poco jaleo.

Además, he añadido una cuenta más: la cuenta de nóminas extra. En ella, reservo el dinero de las nóminas extra de mi equipo, y así evito sorpresas cuando la gestoría de repente me envía las nóminas normales junto con las nóminas extra – ahora sé que en la cuenta de nóminas extra, este dinero ya ha quedado reservado.

El IVA sin miedo

Lo mismo pasa con el IVA – mientras antes me producía dolor de cabeza saber que tendría que afrontar miles de EUR en IVA, hoy sé que este dinero está en «Impuestos / Seguridad social / IVA» y simplemente Hacienda puede cogerlo de ahí.

La cuenta de gastos

Lo bueno de este método es que te hace reconsiderar todo tipo de inversiones en función de lo que te queda en la cuenta de gastos – antes, al ver la cuenta (sólo había una) llena de dinero, personalmente me costó más ahorrar que hoy, que tengo claridad acerca de cuánto dinero de lo que hay en cuenta ya está pre-asignado a nóminas, impuestos, etc. – antes, estaba cogiendo el IVA «prestado» de Hacienda. Hoy, sólo utilizo el dinero que sé que es del negocio.

El efecto se consigue es una mentalidad de ahorro a tope, pero también de tranquilidad sabiendo que los costes principales se pueden afrontar a través de las diferentes cuentas.

Lee el libro

Si te interesa el tema, te recomiendo leer el libro Profit First traducido al español de Mike Michalowicz – el método tiene muchas matices que en este contexto no puedo presentar. Y si no lo lees, simplemente valora abrir al menos 3-4 cuentas y reservar dinero que ya, cuando entra, sabes que no es tuyo – y no lo vuelvas a tocar. Aparte, los beneficios lo primero – empieza a acumular el 1% de tus ingresos en una cuenta aparte, para tener una reserva y para tu disfrute propio.