+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

El cardiobox o cardioboxing es un excelente ejercicio de acondicionamiento físico que combina el entrenamiento de resistencia, fuerza muscular, equilibrio, coordinación y agilidad. Consiguiendo rápidos beneficios articulares, fortaleciendo todos los principales grupos musculares, aumentando la resistencia cardiovascular y ayudando a mejorar el bienestar general, la disciplina y la autoestima. Similar al Body Combat, al Aero Box o a la Slug Mania.

Al igual que la mayor parte de las tendencias deportivas, el cardiobox nació en Estados Unidos, concretamente en la ciudad de Los Ángeles. Y aunque pueda parecer muy novedosa, lo cierto es que ya se practicaba en los años 80. En la actualidad, no hay quien se resista a ella y la mayoría de los gimnasios cuentan con alguna clase en su horario. Pero además, es una actividad ideal para incluir en un gimnasio boutique, ya sea como única actividad de manera especializada o como complemento a alguna otra.

Un ejercicio aeróbico y coreográfico que se basa en movimientos de puños y patadas. Con ella, se ponen en funcionamiento todos los grupos musculares, sobre todo los abdominales, los hombros, los brazos y la espalda. Clases de aproximadamente 45 minutos donde nunca falta la música de fondo con un alto poder quemagrasas y un gran efecto terapéutico, ya que ayuda a liberar las tensiones diarias.

No existe contacto físico, pero sí mucho trabajo cardiovascular, por lo que el riesgo de sufrir lesiones es mucho menor que el de las clases de artes marciales o de boxeo tradicional. El objetivo es mejorar la flexibilidad de las articulaciones, mientras se tonifica todo el cuerpo.

¿En qué consiste el cardiobox?

Los ejercicios cardiovasculares que se llevan a cabo durante una sesión de cardio box se realizan en una frecuencia cardíaca entre el 50% y el 70% de la frecuencia cardíaca máxima, que se calcula restando la edad a 220 y sacando el porcentaje de la cifra obtenida. Para poder monitorizar el pulso y saber cuándo es posible aumentar el esfuerzo o cuándo hay que reducirlo, es necesario utilizar un pulsómetro. En cualquier caso, siempre es importante realizar una fase previa de calentamiento e ir aumentando de maneta progresiva la intensidad de los ejercicios cardiovasculares.

Además, el cardio boxing aplica técnicas de boxeo y artes marciales, como el kick-boxing, el karate, el kungfu, el tai chi o el taekwondoque se sincronizan con la música y generan un ambiente cargado de energía. Probablemente sea por esto por lo que se ha hecho tan popular en los últimos años. Al mismo tiempo que se libera tensión, se aprende a pegar fuerte, lo que contribuye a aumentar la autoestima y la seguridad personal. En este sentido, es fundamental aprender bien tanto la técnica como la postura corporal necesaria.

Eso sí, hay que remarcar que, aunque se usen movimientos de lucha, no se trata de clases de artes marciales ni de defensa personal, ya que todos los movimientos se llevan a cabo frente al espejo y nunca existe contacto físico con otras personas a la hora de golpear, sino un adversario imaginario. En lo único en lo que se parece al boxeo es en los movimientos, que además reciben el mismo nombre, como «jab», «cross», «crochet» o «uppercut».

  • Cross: puñetazo fuerte y directo llevado a cabo con la mano en posición trasera.

 

  • Uppercut: gancho

 

  • Crochet: un puñetazo semicircular que se realiza con la mano en posición delantera y que se dirige a la cabeza del adversario.

 

  • Jab: puñetazo veloz y directo, lanzado con la mano delantera desde la posición de guardia. Se acompaña de una pequeña rotación del torso y cadera.

 

Beneficios del cardiobox

La mayor parte de los programas de cardiobox combinan un trabajo físico de frecuencia cardíaca variable con técnicas de boxeo reales. Un ejercicio ideal para aquellos que buscan tonificar sus músculos, aumentando la flexibilidad, la fuerza y la resistencia. Con la ventaja de que se trabajan todos los músculos del cuerpo, lo que hace que sea muy equilibrada.

Pero también para aquellos que desean perder peso de forma rápida y eficaz. Y es que se trata de una actividad de alta intensidad que permite quemar una gran cantidad de calorías en poco tiempo. Además, ayuda al aumento del trabajo cardíaco y respiratorio.

Por otro lado, debemos destacar el efecto antiestresante que posee el cardiobox, ayudando a liberar las tensiones del cuerpo de un modo distinto y divertido, mientras se aprenden técnicas de autodefensa que pueden resultar útiles en situaciones de peligro.

1. Tonifica el cuerpo

Gracias a todos los movimientos y combinaciones específicas de estos, que activan todos los músculos, se tonifica el cuerpo entero. Pero además, la intensidad de las sesiones y las coreografías ayudan a aumentar la resistencia, la flexibilidad y la fuerza.

2. Acelera la quema de grasa

Entre los muchos beneficios que aporta el cardiobox destaca su enorme poder quemagrasas. Siempre divertido, siempre sorprendente, siempre cansado, el cardio box es el método definitivo para dejar los kilos atrás. En una única sesión de entre 40 y 60 minutos es posible perder unas 750 calorías, lo que la convierte en una modalidad de ejercicio ideal para aquellos que quieren perder peso, mejorar su condición física y tonificar el cuerpo. De hecho, está considerada como una de las actividades del gym que quema más grasa.

3. Libera el estrés

Con el ritmo de vida tan agitado que llevamos en la actualidad, sobre todo en las grandes ciudades, muchas veces nos vemos expuestos a un gran nivel de estrés en nuestro día a día. El cardiobox es el complemento perfecto para aquellos que necesitan liberar tensiones y adrenalina. Los puñetazos, las patadas y el ejercicio aeróbico la convierten en una de las prácticas deportivas más adecuadas para liberarnos del estrés. Pero además, del mismo modo que cualquier actividad cardiovascular, ayuda a eliminar la energía acumulada y a trabajar y a relajar la musculatura. Una descarga de adrenalina al alcance de muy pocas disciplinas de gimnasio.

4. Aumenta la autoestima

Gracias a los movimientos inspirados en el boxeo, el cardio boxing permite mejorar la autoestima de aquellos que lo practican. Después de una sesión, la persona se siente mucho mejor, más segura de sí misma y capaz de conseguir los objetivos que se proponga. Lo cual tiene mucho que ver con el aumento de la segregación de endorfinas, las hormonas responsables de nuestro nivel de felicidad.

¿Quién puede practicar  cardio boxing?

El cardio boxing puede practicarse a cualquier edad siempre que se cuente con una mínima forma física y se respeten las indicaciones relacionadas con los ejercicios cardiovasculares, sobre todo aquellas que tienen que ver con la frecuencia máxima cardíaca. En cualquier caso, siempre puede adaptarse la intensidad a las posibilidades de los alumnos que lo practican. Por muy mal que estemos físicamente, poco a poco la propia actividad nos pondrá en forma.

En los únicos casos en los que no se recomienda hacer cardiobox es en mujeres embarazadas, debido a la brusquedad de los movimientos, y en aquellas personas que padezcan osteoporosis en la cadera o en la rodilla, ya que es un ejercicio de alto impacto en estas zonas del esqueleto.

Lo más importante es seguir todas las recomendaciones del instructor y mantenerse hidratado bebiendo mucha agua, ya que son sesiones muy exigentes con un alto nivel de esfuerzo e intensidad. No importa si te consideras un poco torpe o no tienes mucha coordinación para seguir el ritmo, es normal al principio. En pocas sesiones, empezarás a notar como tu rendimiento va mejorando progresivamente. Y es que este ejercicio, aunque a priori pueda parecer complicado, es bastante sencillo. Sus movimientos son simples y no resultan nada complejos de llevar a cabo con un poco de práctica.

¿Cómo se realiza una sesión de cardiobox?

Una sesión básica de cardiobox , normalmente, consta de una fase previa de calentamiento, el desarrollo de la clase y, para terminar, el estiramiento.

  • Calentamiento: suele durar entre 10 y 20 minutos y consiste en el calentamiento y el ejercitamiento de todos los músculos del cuerpo a través de estiramientos clásicos que se emplean en casi todas las actividades físicas. Una fase fundamental en las clases de cardioboxing, ya que si se practican las técnicas de artes marciales, propias de esta modalidad, en frío, pueden producirse efectos muy negativos sobre nuestro cuerpo, como lesiones o calambres.

 

  • Desarrollo de la clase: se llevan a cabo los ejercicios y técnicas de artes marciales de la actividad durante un tiempo de aproximadamente 40 minutos. Se empieza por ejercicios más sencillos y se va aumentando el nivel de dificultad a medida que avanza la sesión. Además, se incluyen algunos ejercicios aeróbicos, de coordinación y fuerza. La duración de las sesiones también se puede ir incrementando, comenzando por sesiones breves de unos 10 minutos a máxima potencia, en función del nivel de preparación física de cada persona. Conforme se vaya aumentando el rendimiento, es posible prolongar también el tiempo de ejecución y el FCM hasta el 80%.

 

  • Estiramientos: como en cualquier actividad deportiva que se realice, las sesiones de cardiobox deben terminar con unos minutos de estiramiento para recuperar la normalidad del cuerpo y evitar lesiones musculares.