+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

En un mundo en el que la preocupación por el estado físico y la salud es una preocupación cada vez mayor entre la sociedad, cada vez son más personas las que se interesan por hacer ejercicio. Y es que llevar un estilo de vida saludable ayuda a mejorar nuestra vida diaria.

El sedentarismo ha ido dejando paso a un nuevo estilo de vida donde el ejercicio físico ocupa una posición destacada. Actualmente, el tiempo de ocio de nuestra sociedad se reparte de una manera distinta a como se hacía hace algunos años. La cantidad de deportistas se ha incrementado considerablemente e ir al gimnasio se ha convertido ya en un hábito firme y consolidado por lo que, poco a poco, hayan ido surgiendo multitud de centros deportivos, entre los que se encuentran los gimnasios boutique.

Los gimnasios boutique son un nuevo concepto de centro deportivo que apuesta por una mayor especialización y por ofrecer una experiencia excepcional a sus socios, y que normalmente opera bajo el sistema de pago por uso. Sabiendo aprovechar muy bien el tirón de las nuevas tendencias sociales. Un modelo de negocio que ha demostrado que funciona y que bien llevado puede llegar a ser muy rentable. Entonces, ¿por qué no empezar una aventura siendo tu propio jefe? ¡Se valiente y atrévete a montar tu propio gimnasio boutique! En Solicom te explicamos cómo conseguirlo y cuáles son las ventajas y las desventajas de hacerlo.

Pros y contras de montar tu propio gimnasio boutique

Puede que ya hayas trabajado en otro centro deportivo, que seas entrenador personal o que simplemente tengas un dinero ahorrado y quieras invertir en un negocio rentable y con futuro. En cualquier caso, antes de colocar el primer ladrillo de tu proyecto, es importante que dediques tiempo suficiente a reflexionar sobre las ventajas y las desventajas de montar tu propio gym boutique. De esta forma, te resultará mucho más sencillo elegir una solución adecuada a tus expectativas y objetivos y tener en cuenta todos los factores para que tu negocio sea viable.

Ventajas de montar tu propio gimnasio boutique

  • Serás el encargado de desarrollar la identidad, marca y filosofía de tu gimnasio. Te ocuparás de determinar su posicionamiento y establecer cuál es el público al que vas a dirigirte, además de fijar las metas que quieres alcanzar. Eso sí, no es necesario que lo hagas todo solo, sino que puedes rodearte de buenos profesionales que te ayuden a ir dando cada paso para acercarte cada vez más a tus objetivos. Recuerda que todas las ideas son bienvenidas y que es importante valorarlas antes de desecharlas rápidamente. En algunos casos, lo único que se necesita es una pequeña vuelta de tuerca para que funcione.

 

  • Aprenderás a conocer tus límites. Al montar un gimnasio boutique, tendrás la oportunidad de ponerte a prueba, lo que te permitirá descubrir si eres creativo y si realmente sirves para llevar la gestión de este tipo de negocios. Puede que lo tuyo sea dar clases en lugar de realizar tareas administrativas. En este caso, es mejor que dediques tu tiempo a aquello que sabes hacer bien y que dejes las labores de gestión en manos de profesionales.

 

  • Serás visto como un líder y tendrás la oportunidad de dirigir a un equipo de profesionales al que inspirar. Ten en cuenta que en los gimnasios boutique, la motivación es de vital importancia. Si tus propios empleados están contentos con su trabajo y se sienten parte de una familia que camina en la misma dirección, será más fácil transmitir ese sentimiento de comunidad también a los socios del centros.

 

  • Influirás en el estado de salud de tus socios. Esta es una de las causas que, sin lugar a dudas, te hará sentir mejor. Ayudar a otras personas a disfrutar de una mayor calidad de vida, a mejorar su nivel de autoestima y a superar nuevos retos es siempre una sensación extraordinaria.

 

  • Sentirás una gran sensación de orgullo y satisfacción por comenzar, mantener y ser el propietario de un proyecto. Aunque ser asalariado da cierta sensación de seguridad por tener unos ingresos estables cada mes, al final no dejamos de estar trabajando para otros. Montar tu propio gimnasio boutique será una experiencia muy emocionante y llena de ilusión en la que cada paso que dependerá de tus decisiones y donde tendrás el orgullo de ver nacer, crecer y consolidarse el proyecto que con tanto cariño has planificado y puesto en marcha.

 

Desventajas de montar tu propio gimnasio boutique

  • Tendrás que enfrentarte a un alto riesgo económico. Este es precisamente uno de los principales motivos por los que muchos no terminan de lanzarse a la piscina para montar su propio centro deportivo. Y es que para abrir un negocio de este tipo es necesario contar con cierto capital ya ahorrado y, normalmente, solicitar además un crédito al banco para poder comprar el equipamiento, las máquinas y los materiales necesarios. Además, por supuesto, de contratar a los profesionales que se encargarán de impartir las distintas sesiones.

 

  • Mucha dedicación. Aunque montar tu propio gimnasio puede ser una experiencia muy emocionante, lo cierto es que para que el negocio empiece a rodar y crezca, es necesario dedicar mucho tiempo, al menos en los primeros meses, que es cuando necesitamos captar a los clientes que cubran los gastos fijos de nuestro centro. Esto quiere decir que durante el primer año, tendrás que renunciar a buena parte de tu tiempo libre en favor de tu proyecto. Con lo cual, si no estás dispuesto a ello, es mejor que no lo hagas.

 

  • Te enfrentarás a nuevos retos. Por mucha experiencia y conocimientos que tengas sobre el sector del fitness o sobre la actividad en concreto que estás pensando en desarrollar en tu centro boutique, lo más probable es que tarde o temprano te acabes encontrando con nuevos retos y desafíos que te pondrán a prueba. Piensa en ello como algo positivo para reinventarte y crecer como profesional.

 

  • Puede que te resulte difícil desconectar. El entusiasmo del principio puede que te lleve a estar siempre pensando en nuevas formas de mejorar tu centro deportivo y aumentar su valor para atraer a más clientes. Y es que ahora cuentas con un negocio propio donde puedes tomar libremente las decisiones que consideres oportunas. Con lo cual, es posible que al principio te cueste desconectar del trabajo y que tu mente solamente esté centrada en tu gimnasio.

 

  • Tendrás que lidiar con los trabajadores, los socios y los competidores. Montar tu propio centro deportivo te permitirá ser el jefe de tu negocio, pero esto también implica ciertas responsabilidades y obligaciones. Tus empleados, además de cobrar cada mes su salario, deben estar contentos y motivados. Tus socios deben recibir un buen trato para que su experiencia sea positiva y no terminen marchándose. En cuanto a la competencia, es importante que no pierdas de vista sus movimientos para saber qué es lo que están haciendo. No se trata de copiar, sino de mejorar y tomar ideas para ofrecer a tus socios aquello que están buscando en cada momento.

 

¿Cómo montar tu propio gimnasio boutique?

Lo primero que debes tener en cuenta antes de montar tu gimnasio boutique, sin importar cuál sea la actividad por la que te hayas decantado, es tener claros cuáles son los ingredientes que harán que tu proyecto funcione, que son un buen posicionamiento, un plan de negocio realista, una buena ubicación, contar con la información necesaria sobre tus competidores y sobre el propio sector, y contratar a los profesionales adecuados.

  1. Plan de negocio

Del mismo modo que ocurre en cualquier otro proyecto nuevo, es necesario crear un plan de negocio en el que establezcas unos objetivos cuantificables y medibles, definir los recursos con los que cuentas y qué vas a necesitar, tener claras cuáles son las vías de financiación a las que puedes recurrir y calcular los costes del proyecto, tanto los iniciales como los fijos de cada mes.

  1. Estudio de la competencia

Es importante que conozcas cuáles son los centros deportivos que hay en la zona en la que tienes pensado abrir tu gimnasio boutique, qué tarifas y actividades ofrecen a sus usuarios y el perfil de sus potenciales clientes. En este sentido, llevar a cabo un análisis DAFO te permitirá obtener información muy valiosa para planificar la estrategia a seguir.

  1. Definir tus objetivos y crear tu marca

Además de las obligaciones fiscales que debes llevar a cabo antes que abras las puertas de tu centro deportivo, es importante que antes crees una identidad de marca que identifique a tu empresa. Debes decidir un nombre, un logotipo y un eslogan, y todo ello debe formar parte de un conjunto encaminado hacia el mismo objetivo y quedar registrado en los organismos correspondientes para evitar que te los roben.

  1. Equipar tu centro boutique

Cuando te planteas montar un gimnasio boutique, seguramente, lo primero que vendrá a tu mente es cómo equiparlo. Organiza el espacio con las máquinas adecuadas y contrata al personal adecuado. Debes preocuparte de que todo funciona correctamente y de que se mantenga en buenas condiciones de uso. Tampoco está de más establecer una señalización sobre las características de cada aparato e incluir algunos monitores de televisión con vídeos con consejos y diferentes rutinas de ejercicios.

  1. Fidelizar a tus clientes

Cuida a tus clientes y mantente siempre atento a sus quejas y sugerencias. No te tomes las críticas como algo negativo, sino como una oportunidad de mejorar la experiencia que ofreces a tus socios en tu centro deportivo. Algo que va más allá del trato que reciben dentro del local y que puede extrapolarse también a los canales que usas en la red para comunicarte con ellos y darte a conocer.

 

¡Ahora sí! Esto es lo que necesitas para saber cómo montar tu propio gimnasio boutique. Pero si quieres hacerlo y no sabes por dónde empezar, no dudes en ponerte en contacto con Solicom. Nuestra agencia de marketing especializada en gyms boutique estudiará tu caso de manera personalizada para ofrecerte las mejores soluciones posibles para captar nuevos clientes y poner en marcha estrategias de retención y fidelización para hacer crecer tu negocio.