+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

Suele decirse que lo que se pone de moda en Estados Unidos tarde o temprano llega a España. Es lo que está ocurriendo con el mundo del fitness. En Manhattan, los tradicionales mega gimnasios con varias plantas y muchos socios se han convertido en cosa del pasado, dando paso a locales pequeños enfocados en una actividad concreta, en los que se ofrece un trato más personalizado al cliente y donde no es necesario pagar matrículas ni cuotas mensuales fijas, sino que es posible pagar por cada sesión y obtener descuentos por comprar varias de ellas a la vez. Es lo que se conoce como «gimnasio boutique».

En Estados Unidos, el gimnasio boutique es actualmente el modelo de negocio que más está creciendo dentro del fitness, experimentando un aumento del 70% del número de clientes entre 2013 y 2016, frente al 5% de crecimiento que experimentaron los gimnasios tradicionales en el mismo periodo, según datos aportados por Reburn Studio, Didac Font, el impulsor de la nueva marca de gym boutique.

Uno de los centros pioneros en apostar por este modelo fue Soul&Cicle, refinando el concepto tradicional de spinning. Para ello, creó salas muy pequeñas, decoradas como si fuesen pequeñas discotecas con música moderna y poca luz, en las que los clientes pueden hacer ejercicio con bicis estáticas de última generación. Donde los instructores no dejan de animar, creando una verdadera dependencia de esta experiencia. Una clase de una hora de puro adrenalina en una sala con 50 personas que le dan fuertemente a los pedales, rodeado de carteles que invitan a no tirar nunca la toalla y a seguir pedaleando.

Pero también han ido surgiendo otros conceptos de gym boutique. Por ejemplo, Pure Yoga ha creado auténticos templos del yoga, con salas perfectamente ambientadas para la relajación y la meditación. Y para aquellos clientes que buscan entrenamientos más exigentes, se ofrecen clases de kickboxing. Mientras que otros centros han apostado por otras actividades tradicionales como el pilates, pero añadiendo sus diferentes variedades en la que se combina la elasticidad con el ejercicio físico, como el exhalespa. Incluso algunos gimnasio, después del entrenamiento, ofrecen tratamientos de spa y fantásticos masajes.

La cuestión es que, aunque se ofrezcan distintas actividades, el concepto es siempre el mismo: un coqueto local a pie de calle, con actividades muy especializadas, que se encuentran ubicados generalmente en barrios residenciales y que cuentan con instalaciones muy básicas. Un concepto que ya ha empezado a incorporarse en algunos centros deportivos de nuestro país. Y todo apunta a que ha llegado para quedarse y para ayudar a reducir el grado de sedentarismo entre la población española.

Cada centro debe plantearse qué es lo que puede ofrecer que no tenga la competencia. Es aquí donde entran en escena los gimnasios boutique. Espacios exclusivos con máquinas de entrenamiento más funcionales y versátiles en las que un grupo reducido realizará una actividad determinada. Zonas de pequeñas dimensiones, con clases dirigidas por instructores altamente cualificados que basan sus entrenamientos en la eficiencia y en la individualización.

¿Por qué triunfan los gimnasios boutique?

El gimnasio boutique es un concepto que todavía está arrancando en España, siendo bastante desconocido por la mayor parte de la gente, que cuando pasa por delante del negocio piensa simplemente que se trata de un gimnasio pequeño. Sin embargo, los expertos están convencidos de que se trata de un modelo  con mucho sentido y con potencial suficiente como para convertirse en todo un éxito. A continuación te contamos cuáles son las claves de que este modelo de gimnasio esté triunfando en todo el mundo.

  • Puntos clave de un gimnasio boutique

A la hora de montar un gimnasio boutique, es importante que se tengan en cuenta algunos aspectos clave que nos ayuden a garantizar su continuidad en el tiempo. Son los siguientes:

  • Una propuesta clara y diferenciadora.
  • Encontrar una buena ubicación.
  • Apostar por una política flexible de precios.
  • Crear un entorno y un diseño que ayuden a ofrecer una experiencia positiva y diferente.
  • Entrenamientos en grupos reducidos que se complemente con otros servicios como la nutrición, entrenamiento personal o la salud.
  • Contar con profesionales cualificados que conozcan perfectamente el modelo y que sea un híbrido entre un instructor de clases dirigidas y un entrenador personal.
  • Responden a una necesidad

Los gimnasios boutique están teniendo tan buena acogida entre la población debido a factores como la alta rotación que existe en el sector del fitness, la búsqueda de un servicio más personalizado y de de nuevas experiencias por parte de los usuarios, los nuevos hábitos de consumo y a la posibilidad de actuar como complementos de los centros deportivos tradicionales. Y es que ambos modelos no son incompatibles, sino que el gym boutique lo viene es a completar la oferta de fitness con un servicio más personalizado y diferenciado.

Al estar muy personalizados, intentan ofrecer experiencia memorables, frente al «todo incluido» de los centros convencionales. Muchos de ellos siguen un patrón parecido en cuando al tipo de clase, alternando entrenamientos cardiovasculares intensos con un trabajo funcional completo, mientras que otros se especializan en ciclismo indoor o en programas con barra fija de danza.

En muchos casos las clases vienen ya definidas desde la sede central, lo que asegura un mejor rendimiento de la sesión, pues no depende de las capacidades y conocimientos del monitor. Y, al mismo tiempo, esto permite que el instructor pueda centrarse en el trabajo real de motivación y de seguimiento de los clientes.

  • Un modelo predefinido

Los gimnasios boutique no suelen tener unas dimensiones de más de 400 metros cuadrados, normalmente están diseñados para la marca de boutique en concreto y cuentan con un método de entrenamiento específico. Contando con zonas a modo de corners en las que muchas veces se instalan tiendas comerciales.

Además, por lo general, suelen sustentarse más en la tecnología que los centros deportivos convencionales, aplicándola por ejemplo para el pago de las sesiones o para hacer las reservas de las clases; apuestan por la flexibilidad en los pagos; no incluyen matrícula; y ofrecen distintas opciones de pago, por bonos de varias sesiones o por sesiones sueltas. Características que, en su conjunto, consiguen un modelo de negocio distinto al de la competencia.

  • Protocolo de atención al cliente

En los gimnasios boutique existe un protocolo de atención al cliente establecido. Por ejemplo, algunos gimnasios tienen ya una bienvenida guionizada y muy trabajada, donde se lleva a cabo una valoración inicial con el objetivo de elaborar un plan de entrenamiento personalizado.

Después se pasa a un entrenamiento en grupos reducidos, lo que es altamente apreciado por los clientes. Entrenamientos con que incluyen una parte emocional y que generar comunicación entre los usuarios y los entrenadores, ya que de nada sirve contar con los mejores profesionales si estos no son capaces de conectar con los socios. Por último, se esfuerzan porque el cliente vea claramente su evolución para que sienta que el entrenamiento está funcionando.

  • Factores de éxito

Uno de los principales factores que han hecho que los gimnasios boutiques hayan crecido tanto en los últimos años está estrechamente relacionado con la elevada personalización del servicio. Pero también hay que mencionar el alto grado de satisfacción de los clientes, los bajos costes operativos, los bajos costes de captación y la reducción de la tasa de rotación, lo que hace que se trate de un modelo muy rentable.

Por otro lado, hay que destacar que este modelo ha apostado por una gran diferenciación de la figura del manager y del entrenador. Y es que los expertos consideran que se trata de un error que ambos perfiles desarrollen el mismo papel. Gracias a esta separación de roles, es posible mejorar las estrategias de captación y de fidelización, logrando que la experiencia del cliente contenga ciertos elementos que permitan distinguir a los gimnasios boutiques de los gimnasios convencionales. Con el añadido de que los profesionales también se sienten más satisfechos y ven cubiertas sus aspiraciones.

Así pues, el modelo de gimnasio boutique ha logrado reunir una serie de elementos que demandan los consumidores actuales. Y es ahí precisamente donde radica su éxito. No cabe duda de que el objetivo es adaptarse a las necesidades de los clientes y que cuando se hace, los consumidores están dispuestos a pagar más.

Contar con un entrenamiento eficaz y personalizado son características que siempre han intentado conseguir los grande centros deportivos, pero son muy difíciles de lograr en un gimnasio de «buffet libre», donde el cliente cuenta con demasiadas posibilidades para elegir bajo el formato de «todo incluido». Esta es la razón por la que a este nuevo concepto se le llama «boutique».

La cuestión es que, como decíamos antes, el modelo de gimnasio boutique es todavía bastante desconocido en nuestro país. Por eso, el futuro pasa por llevar a cabo una labor de educación en la población y que este tipo de centros se esfuercen por contar con una marca muy definida y con un claro posicionamiento, ofreciendo un alto valor y una tarifa media-alta.

En cualquier caso, el futuro pinta muy prometedor para este nuevo concepto de fitness, que los expertos creen seguirá creciendo y consolidándose en los próximos años, incorporándose poco a poco a los centros deportivos de ciudades más pequeñas y de nuevos barrios residenciales.

 

¿Cómo montar un gimnasio boutique?

Seas director o entrenador, dirijas un centro deportivo convencional o cuentas con diversas actividades dirigidas, tú también puedes apostar por este nuevo concepto de fitness. ¿Quieres saber cómo? A continuación te damos algunos consejos para abrir tu propio gym boutique.

  • Elige una actividad específica

Puede ser un tipo de entrenamiento funcional, de peso corporal, un ciclo indoor, HIT… La cuestión es que te centres en una de ella para comprar las máquinas que formarán parte de tu centro deportivo.

  • Apuesta por una forma de trabajo renovadora

Crea rutinas de entrenamiento dinámicas y distintas a las que ofrecen otros centros para sorprender a tus clientes y que les ayuden a cumplir sus propósitos.

  • Contrata a los profesionales adecuados

Es importante que sepas escoger a profesionales de fitness capaces de adaptarse a cualquier situación, que disfruten con las clases y que sepan conectar con los socios de manera empática y educativa, guiándoles correctamente en los distintos ejercicios que deben realizar.

  • Crea una experiencia memorable para el usuario

Es fundamental que tengas siempre en mente cuáles son los objetivos que quieren lograr tus socios y si las máquinas, las actividades y el tipo de entrenamiento que ofreces son óptimos para cumplir sus metas.

  • Mantente siempre en constante innovación

Es importante que te mantengas siempre fiel a la identidad de tu negocio, pero nunca debes perder de vista las últimas tendencia en fitness para ir incorporando aquellas que consideres que pueden triunfar en tu centro, adaptándolas siempre a las características de tu centro y a las expectativas de tus socios.