+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

¿Sabías que el ejercicio físico puede ser una nueva forma de abastecimiento dentro del campo de las energías renovables? Los nuevos hábitos de vida saludable han hecho que, en los últimos años, haya aumentado considerablemente la cantidad de gimnasios y centros deportivos por toda la geografía española y empresas como Green Gym han desarrollado un nuevo concepto de gimnasio ecológico y sostenible en el que se aprovecha la fuerza mecánica y física de los socios de sus instalaciones mientras hacen deporte para generar energía eléctrica 100% limpia.

En un gimnasio promedio pueden generarse alrededor de 37.000 kilovatios por hora cuando se encuentra a pleno rendimiento. Esto quiere decir que, gracias a ello, pueden satisfacerse sobradamente las necesidades energéticas de las instalaciones, permitiendo que el centro pueda autoabastecerse de manera sostenible y logrando un ahorro del 85% de la energía con respecto al consumo de los gimnasios convencionales.

Hace algunos años, desde el Consejo Mundial de la Energía (CME), sus dirigentes ya avisaron de la necesidad de que los mercados de todo el mundo impulsaran medidas para favorecer el uso y el aprovechamiento de las energías renovables y sostenibles en beneficio del medio ambiente y de la sociedad.

El impacto negativo que producen las energías tradicionales debido a su alto grado de contaminación, sumado a la escasez de determinados recursos energéticos que sufren miles de hogares en todo el mundo ha hecho evidente la necesidad de usar recursos que nos ofrecen las energías sostenibles de la naturaleza para combatir y revertir todo lo que se lleva denunciando en materia de medio ambiente desde que se creó el Acuerdo de París en el año 2016.

¿Cómo funcionan los gimnasios ecológicos?

El sistema que se aplica en los gimnasios ecológicos es muy básico. Consiste en conectar las bicicletas de spinning, las elípticas y las cintas de correr a un generador central para transformar en electricidad  la energía cinética que se genera durante el movimiento. Toda la energía que se crea es inyectada después a la red general del local para alimentar de manera autónoma todas las instalaciones del gimnasio, haciéndolo independiente casi por completo de la red eléctrica general.

Un usuario medio puede generar entre 50 y 150 watts en una sesión de media hora de ejercicio. Lo que puede suponer una motivación extra para los socios para quemar aún más grasa, ya que, de esta forma, están contribuyendo al respeto al medio ambiente.

Pero no es la única manera de conseguir que un centro deportivo sea ecológico, también pueden aplicarse otras medidas como mantener los aparatos apagados cuando no se están usando; que todos los productos que se usan sean sustentables y de origen, como el papel higiénico de los lavabos, por ejemplo; utilizar toallas de papel recicladas; poner grifos e inodoros que utilicen menos cantidad de agua y que se apaguen automáticamente; instalar paneles solares para proporcionar más energía al gimnasio; reemplazar todas las bombillas por LEDs de bajo consumo; o recubrir el pavimento del gimnasio con neumáticos reciclados, que es totalmente apto para soportar el impacto de las sesiones de entrenamiento.

 

 

Razones para montar un gimnasio ecológico

Si estás pensando en montar un gimnasio, puedes sumarte al movimiento sostenible para marcar la diferencia de tu negocio con respecto a la competencia y, al mismo tiempo, reducir en todo lo posible el consumo de tus instalaciones.

La sociedad actual está cada vez más concienciada con la ecología y con el respeto al medio ambiente. La preocupación por el planeta se ha convertido en un factor clave y es entendida como una labor colectiva. Algo en lo que participan entidades y empresas de todos los sectores de la red empresarial. En este contexto, los gimnasios, y los fabricantes y distribuidores de máquinas fitness han empezado a realizar sus incursiones en este terreno, lo que ha hecho que se hayan llevado a cabo numerosos avances de gran éxito.

Un ejemplo de ello es la línea de máquinas de ejercicio Eco Powr de SportsArt, que generan energía y permiten convertir cualquier centro deportivo en un gimnasio eco-friendly. Es evidente que el mayor consumo energético se produce por el uso de las máquinas de ejercicio, por lo que es fundamental reducir ese gasto.

En Solicom estamos muy comprometidos con la sostenibilidad y creemos que se trata da un valor fundamental. Por esta razón, dentro de nuestros objetivos como empresa nos hemos impuesto como misión la de transmitir a los directores y gerentes de centros fitness la necesidad de contar con equipos que sean respetuosos con el medio ambiente. A continuación te explicamos por qué transformar tu centro deportivo en un verdadero gimnasio ecológico y cuáles son sus ventajas.

  1. Marcar la diferencia con la competencia

En la actualidad, la competencia en el sector del fitness es brutal, lo que hace que la personalización sea vital para diferenciarse de la competencia. Es importante encontrar un valor que nos haga distintos y únicos posicionándonos en el mercado y centrándonos en un determinado segmento en función de nuestros objetivos. Con el añadido de que gracias a ello, podrás poner tu granito de arena al cuidado del medio ambiente.

  1. Mejorar la imagen de tu empresa

El hecho de «ser verde» es un punto muy a favor para las empresas que los consumidores tienen cada vez más en cuenta. Lejos de ser una moda pasajera, ser eco-friendly es una tendencia que ha llegado para quedarse.

De hecho, no solamente se aplica en los centros deportivos, sino también en los gimnasios de los hoteles, por ejemplo. Siendo el tercer factor que los huéspedes tienen en cuenta a la hora de elegir un hotel u otro. Lo que supone un gran filón para la industria, lo que sumado al valor sostenible, contribuye a reducir el índice denominado como RevPar (medidor de rendimiento financiero de hoteles y cadenas). Y es que contar con máquinas de gimnasios sostenibles hace que el precio de una habitación no sea la circunstancia determinante.

  1. Convertir tu gimnasio en una empresa de referencia

Sectores como la industria textil o la alimentación ya se han vuelto ecológicos, y ahora es el turno del fitness. Es importante que todos contribuyamos dentro de nuestras posibilidades a cuidar el planeta y conseguir que la vida de las futuras generaciones sea sostenible y viable. Las personas cada vez están más concienciadas con el medio ambiente y desean ser usuarios de servicios que estén comprometidas con ello. Con lo cual, los usuarios verán con mejores ojos tu centro deportivo.

  1. Ahorrar en la factura eléctrica

No cabe duda de que la factura de electricidad es uno de los mayores gastos a los que la empresa debe hacer frente cada mes. Si consigues que tu gimnasio sea ecológico y que la energía que se consume sea generada por los propios socios, lograrás reducir considerablemente los gastos mensuales.

  1. Proporcionar valor a los entrenamientos de tus socios

Cuando devolvemos a la red eléctrica la energía que nuestros socios generan con sus entrenamientos, los clientes no solamente estarán logrando sus objetivos fitness, sino que además, sentirán que están contribuyendo a una buena causa al alimentar los consumos de las instalaciones de manera limpia. Su entrenamiento no solamente será beneficioso para ellos, sino también para el resto de la población y del planeta.

Esto puede convertirse en una importante fuente de motivación y de sentido de pertenencia al grupo, dos importante factores a la hora de fidelizar clientes. Conseguirá que tus clientes quieran esforzarse cada día más. Incluso puedes organizar competiciones para ver quién ha sido el que más energía ha generado en un mes y darles algún premio. Por ejemplo, un mes gratis de cuota en el centro.

  1. Contribuir a mantener limpio el planeta

Las máquinas fitnees que ayudan a producir energía en los centros deportivos son soluciones muy eficaces y modernas que permiten un óptimo entrenamiento a los socios al mismo tiempo que son respetuosas con el medio ambiente. Con lo cual, si las instalas en tu centro, estarás contribuyendo a que el planeta sea un lugar mejor.

 

En definitiva, los gimnasios ecológicos se han posicionado como un movimiento fitness que ha llegado para quedarse y del que se hablará mucho en los próximos años, mejorando la vida de nuestros socios. Una opción divertida y ecológica para aquellos que disfrutan haciendo deporte a diario.

 

¿Nueva era o nueva moda?

Convertir en electricidad la energía que generamos cada día puede ser, indudablemente, un mecanismo eficiente no solamente para ampliar el acceso a la luz, sino también para reducir la utilización de sistemas que producen un alto grado de contaminación en nuestras ciudades. Por eso, esperemos que los gimnasios ecológicos y otros sistemas de producción de electricidad basados en la actividad de las personas puedan llegar a ser una alternativa que se expanda rápidamente en todo el planeta.

No cabe duda de que los gimnasios ecológicos llegan en un momento inmejorable, con un fitness ecológico cada vez más en auge, liderado por la aparición de la ropa deportiva sostenible. Muchos centros deportivos están introduciéndose cada vez más en esta tendencia, con muchos socios que ya no aceptan el uso de las botellas de plástico y que empiezan a cambiar sus materiales por otros más sostenibles ecológicamente.

Es evidente que «lo verde, vende» y es algo que este modelo de gimnasio tiene muy en cuenta. Y, aunque este comentario pueda parecer insensible, la realidad es que las tendencias surgen cuando las personas las van adquiriendo e imponiendo. Por este motivo, los gimnasios han decidido sumarse a la moda, porque lo que gusta es que las empresas sean responsables con el medio ambiente. No obstante, tampoco es cuestión de pensar mal, ya que seguramente hay muchos centros deportivos que lo hacen porque realmente quieren contribuir a la protección del medio ambiente. En cualquier caso, sea o no una moda, todos esperamos que dure para siempre.