+34 91 816 02 38 [email protected]

Si tienes un gimnasio, querrás leer este post hasta el final, y te diré por qué: porque sin una comunicación eficaz con tu gente, no hay captación ni fidelización.

Toda comunicación requiere un medio, un canal. Antes, nos comunicábamos por teléfono, luego pasamos a intercambiar muchas información en vez de por teléfono por e-mail. ¿Y hoy? Hoy vemos que personas de todas las edades, imagino que tú también, utilizan mensajería instantánea – en concreto, aplicaciones móviles como WhatsApp o el Messenger de Facebook, para comunicarse.

En nuestra agencia solicom, antes nos comunicábamos siempre por e-mail. Ahora tenemos la aplicación de whatsapp abierta en el ordenador para poder contactar con mensajes de pocas palabras con todos nuestros clientes.

El boom the WhatsApp no representa el fin de los e-mails – pero sí es hora de volver a pensar para qué nos sirven los e-mails hoy, y encontrarles el uso más eficiente para nuestro negocio. Ya no podemos trabajar el canal e-mail como hace 5 o 10 años, donde todo el mundo abría casi todos los e-mails. Hoy en día, si un 30% de tus destinatarios abren tus e-mails, no vas mal. Y esa tasa va bajando año tras año.

El momento ideal de los e-mails para tu gimnasio

Muchas veces les digo a mis familiares que el “WhatsApp tiene paciencia” – sobre todo cuando no puedo responder durante 2-3 horas a lo que me envían.

Pues, cuando envío un e-mail, cuento con una posible espera de 2-3 días mínimo – se ha convertido en un medio que requiere más paciencia todavía, ya que muchos, dependiendo de tu cliente objetivo, ya no abren los e-mails hasta el fin die semana, o tal vez lo miren por la noche o a primera hora de la mañana.

La app móvil de WhatsApp, sin embargo, tenemos siempre en el bolsillo. Aunque no lo mire al instante, lo miraré tal vez media hora o una hora después. Raras veces no recibimos respuesta en WhatsApp en las próximas 4 horas de enviar el mensaje.

El e-mail, en tu gimnasio, lo utilizaría para información extensa que requiera más tiempo por parte del destinatario: enviarles un video, un artículo del blog, un caso de estudio, o el “reto del mes” que estés realizando en tu centro deportivo. Tiene que ser algo que valga la pena dejarme en la bandeja de entrada para leerlo más adelante. Eso sí, cuenta con que tu tasa de apertura final no conseguirás hasta una semana después del envío.

WhatsApp capta clientes

El mayor fallo en el proceso de captación que veo en gimnasios es no contactar lo suficiente con los clientes interesados:

El cliente que hoy se informe sobre tu gimnasio, debería dejarte sus datos para enviarle un resumen de los servicios, el horario, o una oferta por e-mail. De paso, puedes captar su teléfono móvil (y lógicamente el permiso necesario de protección de datos para poder contactarle tanto por e-mail como por WhatsApp).

Según el proceso de venta en tu gimnasio que hayas establecido, utiliza WhatsApp como método principal para contactar con esa persona interesada en tus servicios. Es un canal muy directo, sin ser tan intruso como una llamada por teléfono. Trataremos el proceso de venta en otro post, pero propongo enviarles por e-mail el resumen que sea (para su información más adelante), y el día después de venir o informarse empieza a contactar por WhatsApp, pregúntales qué objetivo tienen etc., si quieren venir a una prueba … en fin, mantén el contacto.

Fidelización de socios con WhatsApp

Es imposible – y tampoco recomiendo – que estés llamando todo el tiempo a tus clientes por teléfono. Tampoco tiene sentido enviarles e-mails porque probablemente muchos ni siquiera los abren. Pero sí se podría utilizar WhatsApp de vez en cuando para darles un toque:

Por ejemplo, en un gimnasio donde estuve hace tiempo, formaron un grupo de WhatsApp para cada actividad – y el día que tocaba esa actividad, enviaron mensajes motivadores a todo el grupo, y cada persona comentaba si iba o no a la clase ese día.

En otro gimnasio, enviaron un WhatsApp cuando no iba durante unos días, para ver si estaba lesionado o qué pasaba (tenía mucho trabajo esa semana, pero consiguieron con el WhatsApp que volviese a mi rutina).

Otra opción es revisar, si tienes un sistema de acceso, quién no ha estado siguiendo su rutina y al menos enviarles un WhatsApp a 5-10 personas de esa lista – alguno recuperarás antes de que pierda el ritmo.

WhatsApp dentro del gimnasio

La dinámica del grupo es muy potente. Dicen que las actividades dirigidas en grupos pequeños son lo que más está fidelizando estos días a los socios de centros deportivos. Una manera de fomentar esta dinámica es motivar a tus socios a crear grupos de WhatsApp entre ellos, no tienes que participar si quiera como monitor o propietario del gym. Vale con que ellos hablen, se pongan de acuerdo para ir al gimnasio, y se estarán ayudando mutuamente a seguir su rutina, beneficiándote a ti y tu gimnasio al mismo tiempo.

Resumen

WhatsApp es el medio principal de comunicación escrita para gimnasios ahora mismo. E-mail no ha llegado a su fin, pero su objetivo se limita bastante a información más extensa, no para “dar un toque” o pedir información rápida. Con WhatsApp no sólo podrás asistir al proceso de ventas de tu gimnasio contactando con tus contactos, sino te ayudará en la fidelización mediante más puntos de contacto que, de manera inmediata, le recuerden al usuario de su rutina de fitness.

Si quieres trabajar tu proceso de captación y fidelización, solicita hoy tu primera llamada con nuestro equipo en solicom.