+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

El TacFit (Tactic Fitness) es un durísimo programa de entrenamiento que busca mejorar la movilidad del cuerpo, la fuerza y la resistencia mental con el objetivo preparar nuestro cuerpo y nuestra mente para poder afrontar los obstáculos, situaciones inesperadas o problemas de la manera más eficiente posible.

El entrenamiento más inteligente del mundo, según Men’s Health,  la publicación más importante del sector. Y es que nació en los entornos más duros posibles de las operaciones de élite de las Fuerzas Especiales. Siendo actualmente un modelo de referencia para numerosos sistemas de preparación y entrenamiento dentro del fitness, el rendimiento deportivo y la salud.

Mucha gente busca tener un cuerpo más musculado donde no haya hueco para la grasa, la piel flácida o los michelines. Sin embargo, tener unos músculos fuertes no quiere decir que sean poderosos o hábiles. Es cierto que ejercitar la musculatura es un buen método de entrenamiento para sentirse mejor desde el punto de vita estética, pero si además podemos aprovecharlo para nuestra vida diaria o profesional, mejor que mejor.

El objetivo del TacFit es conseguir un cuerpo delgado, fuerte y en perfecta forma física, basándose en movimientos prácticos para acondicionar el cuerpo a la propia rutina y a la vida diaria. Los movimientos son complejos a propósito para poner a prueba tu cuerpo y tu mente, preparándote para el rendimiento de élite en situaciones del mundo real desde un punto de vista extremo.

Una disciplina que surgió como un entrenamiento militar, pero que en la actualidad se ha extendido al resto de la población y que se practica en numerosos centros deportivos de nuestro país como un entrenamiento de acondicionamiento físico general, sobre todo en ciudades como Madrid y Barcelona. Y se espera que, con el paso del tiempo, experimente un mayor desarrollo en otras ciudades

¿Qué es el TacFit?

Numerosas investigaciones han defendido en los últimos años que no solamente es importante agrandar la musculatura, sino que también lo es que los músculos trabajen de manera coordinada y eficaz cuando sea necesario. Es así como apareció el TacFit, un programa de entrenamiento diseñado por Scott Sonnon para que los cuerpos de élite (policías, militares y bomberos) puedan afrontar con éxito situaciones de exigencia y estrés durante sus jornadas laborales.

Después de una larga y exitosa carrera como deportista marcial, Sonnon buscaba un sistema de entrenamiento que permitiera equilibrar el trabajo y la recuperación, con el objetivo de mejorar la efectividad y la eficiencia del ejercicio. Por esta razón, en esta modalidad de entrenamiento no se ejercitan únicamente los músculos, sino también la movilidad del cuerpo y se aprende a controla la mente mediante el yoga.

Para desarrollarlo, Scott Sonnon se basó en la ciencia del CST. El TacFit nació como sistema de evaluación y entrenamiento con la finalidad de aplicar presión en la persona y, de esta forma, controlar y mejorar su respuesta ante situaciones de estrés. Gracias  ello, podemos aumentar su tolerancia y, al mismo tiempo, trabajar sobre la recuperación del esfuerzo, mejorando los patrones de movimiento de la persona. Todo ello a través de puntuaciones, control de la frecuencia cardíaca, tiempos, sumas y control de la ejecución.

Sin embargo, no se trata de un entrenamiento militar en el que se completen circuitos similares a los del campo de batalla, como ocurre con el croosfit y el boot camps. El TacFit busca proporcionar tanto fuerza muscular como tácticas y habilidades para resolver con éxito las situaciones más comprometidas, pero en sesiones relativamente cortas, y siempre en una sala de gimnasio. Aunque, obviamente, también puede entrenarse al aire libre.

El TacFit combina distintos tipos de ejercicios en unas sesiones muy duras e intensas, por lo que solo es apto para personas que cuenten con una forma física muy buena. De lo contrario, difícilmente podrá seguirse el ritmo tan exigente de este tipo de programa.

Se trata de un sistema de entrenamiento cerrado compuesto por 26 ejercicios, cada uno de ellos con cuatro niveles de dificultad que se adaptan sin problema a la condición física de la persona a través de un sistema funcional de progresiones y regresiones. En cada uno de los ejercicios se definen las acciones de movilidad inicial y de compensación en base al entrenamiento que se está llevando a cabo.

¿Cuáles son las bases del TacFit?

Entrenamiento inteligente

En el TacFit se llevan a cabo diferentes ejercicios para trabajar la fuerza muscular, empleando por ejemplo objetos como clubbells, kettlebells y bolas medicinales, entre otros, para mejorar la intensidad del entrenamiento. Una sesión completa dura en torno a los 45 minutos. Se lleva a cabo un proceso de calentamiento y movilización específicos, un bloque de ejercicios anaeróbicos de 20 minutos de alta intensidad y un cierre final de ejercicios de compensación.

Adaptado a todos los niveles

El objetivo del TacFit es que todos los participantes consigan obtener una movilidad superior del cuerpo y que se puedan llevar a cabo ejercicios mucho más complejos. Por esta razón, existen distintos niveles de dificultad que permiten diseñar programas progresivos y perfectamente personalizados para los clientes. Permitiendo aprender bien la técnica antes de pasar al siguiente nivel de dificultad para evitar lesiones.

Con lo cual, no se centra únicamente en el 15% de los individuos que son duros y fuertes, sino en trabajar con el otro 85%, mientras que también mejora los parámetros de este 15%. Con lo cual, aunque es importante estar en buena forma física, desde el principiante hasta los deportistas profesionales pueden participar en el entrenamiento. Un sistema inclusivo para todo el mundo en el que nadie queda fuera y mediante el que puede mejorarse la condición ffísica, la salud y la calidad de vida de la población en general.

Control de mente y estrés

También se persigue el objetivo de controlar la mente y mantenerla fría en situaciones de estrés y riesgo, para lo cual, suelen realizarse ejercicios relacionados con el yoga. Además, al emplear técnicas de respiración, la persona puede aprender a controlar el pulso y a reducir su ritmo cardíaco con la finalidad de recuperarse de manera rápida y eficiente.

 

¿Para qué sirve el TacFit?

El TacFit forma parte de los llamados programas circulares de entrenamiento, por lo que los ejercicios que se incluyen dentro de cada sesión están pensados para trabajar tres grandes puntos o círculos. Y es que se basa en movimientos casi siempre circulares y funcionales exigiendo al cuerpo solo con su propio peso utilizar gran fuerza, flexibilidad, movilidad, coordinación, condición cardiovascular y agilidad para alcanzar los distintos protocolos de entrenamiento. Enfocándose siempre en la perfecta ejecución y respiración en cada ejercicio.

Las sesiones de TacFit pueden variar y cada programa es distinto, ya que en cada uno de ellos se intentará trabajar más un aspecto o zona del cuerpo que en otro. No obstante, por lo general, todos siguen una estructura compuesta por tres partes diferenciadas que buscan completar las ters fases en las que se trabaja la actividad: movilidad funcional del cuerpo, fuerza y cabeza fría.

Movilidad funcional del cuerpo

En primer lugar, se preocupa de preparar la condición física de la persona. Se trabaja la fuerza muscular, la fluidez, la movilidad articular y el ritmo mediante distintos tipos de ejercicios y utilizando diferentes materiales, como cuerdas, mancuernas, ejercicios de suspensión con TRX o kettblles, lo que hace que el entrenamiento sea más intenso.

Fuerza

Después se trabaja con las articulaciones para lograr que los alumnos tengan una movilidad superior con su cuerpo y puedan llevar a cabo ejercicios y acciones más complejas. Mucho más complicadas de conseguir que si n se ejercitara la musculatura. Para ello, se llevan a cabo ejercicios funcionales con los que se busca mejorar el estado general de la persona mediante la combinación de rutinas extraídas de otras disciplinas, como las artes marciales el fisioculturismo o diversas técnicas de combates militares.

De esta forma, se potencian la fuerza y las habilidades de los movimientos en seis direcciones distintas, lo que hace que el cuerpo esté preparado para afrontar una amplia variedad de posibles acciones y reacciones una vez que se sale del gimnasio. Estos seis movimientos se conoce como heave (arriba y abajo), sway (derecha e izquierda), surge (movimiento de adelante y atrás), yaw (rotación del cuerpo), roll (movimiento con la cintura en el que también se inclinan los hombros) y pitch (flexión y extensión de la cadera).

Cabeza fría

Por último, se aprende a controlar la mente y a mantenerla fría en situaciones de peligro y estrés. Para lograrlo, los instructores escogen una serie de posturas de yoga que ayudan a los alumnos a conocer su propio cuerpo, a relajarse y a compensar el entrenamiento puramente físico que se ha llevado a cabo en las dos fases anteriores de la sesión.

De esta forma, se busca el equilibrio entre el trabajo y la recuperación para maximizar la eficiencia y la eficacia del entrenamiento, al mismo tiempo que se acelera la recuperación, evitando el riesgo de sufrir dolores, malestares o lesiones. De hecho, una adecuada planificación del calentamiento, el ejercicio y la relajación determina en gran medida el porcentaje de éxito que se puede lograr, así como los dolores o lesiones que se pueden llegar a tener.