+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

Siempre que en un negocio se sigue un protocolo, un proceso claro, pasan dos cosass:

  1. Se garantiza cierta calidad mínima del resultado final
  2. Se puede mejorar el proceso y así mejorar el resultado

Garantiza el resultado final

Si piensas en lo primero, si sigues una receta de un libro de cocina al pie de la letra, el resultado habitualmente será bastante parecido, da igual si lo haces 3 o 100 veces. Si echas los ingredientes a la holla según te parezca, y siempre en cantidades diferentes, siempre sabrá distinto el cocido (o a veces, no se puede ni comer ;-))

En tu proceso de venta pasa lo mismo: si sigues un protocolo claro, una vez establecido, tendrás una muy buena idea de la experiencia de un posible cliente al interactuar con tu centro.

Es más, con un proceso de venta establecido, será más fácil enseñarles a nuevos miembros de tu equipo cómo funciona la venta en tu centro, y resultará más sencillo contar con más gente en este tema (y así, te quitas alguna de tus 1000 tareas de encima a veces).

Mejora el proceso

Lo bonito de los procesos disponibles es que se pueden mejorar fácilmente: cambia la forma de saludar a la gente que entra por la puerta, empieza a ofrecerles un vaso de agua a los que vienen a informarse, dedícales 2-3 minutos más para enseñarles el centro a los nuevos que vienen, o prueba presentárles a 2-3 socios que están en el centro cuando se lo enseñas a tus socios potenciales, y verás si cambia el resultado.

Eso sí: cuando se mejora el proceso, hay que anotarlo en la hoja que tengas, e informar a todo el equipo sobre ello. Sólo así garantizarás que todos implementen esta mejora de verdad.

Un ejemplo

Aquí te dejo un ejemplo de cómo puede funcionar el proceso de venta en un centro – copialo, pégalo en un documento de Word, y mejóralo para que sea apto para tu centro. Luego imprímelo y déjalo en recepción, visible para todo aquello que pueda estar atendiendo a personas interesadas en un momento dado:

1. Dar la bienvenida al centro.
2. Ofrecer un vaso de agua.
3. Preguntar por los objetivos de entrenamiento.
4. Explicar cuál de las ofertas se adaptaría mejor al objetivo de entrenamiento.
5. Explicar el pack de bienvenida y la evaluación inicial
6. Pedirle los datos mediante el formulario 1 para poder enviarle un vale de descuento por WhatsApp
7. Ofrecer enseñarle las instalaciones, incluyendo los vestuarios, baños y duchas.
8. Presentarle al monitor de la sala y a 1-2 socios.
9. Fijar fecha para un entrenamiento de pruebas.
10. El día después enviarle WhatsApp de agradecimiento.

Si quieres ayuda para implantar procesos en tu centro, echa un vistazo a nuestro apartado de consultoría.