+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

Invertir en un gimnasio es una de las opciones con más expectativas de futuro para aquellos que quieren montar una pyme. Algo que está muy relacionado con la creciente preocupación por la salud y por el aspecto físico que ha experimentado la sociedad en los últimos años. De hecho, España es actualmente el país con mayor penetración de socios de centros deportivos de todo el continente europeo.

A lo largo de la última década, el sector del fitness ha ido cambiando y creciendo, de tal modo que muchos inversores ya no compran solares para construir viviendas, sino para abrir gimnasios. Porque consideran que se trata de un negocio muy rentable y con muchas posibilidades de éxito.

Concretamente, el 10% de la población española está apuntada  en estos momentos a algún centro deportivo, por encima de la media europea, que es de un 7%. Además, uno de cada dos españoles hace deporte al menos una vez a la semana y uno de cada tres está matriculado en algún gimnasio. Una cifra que tiene todavía más mérito si pensamos que el clima de nuestro país es idóneo para hacer deporte al aire libre sin necesidad de acudir a un centro deportivo, lo que no sucede en los países vecinos y resulta impensable en los países nórdicos.

Un fenómeno que se ha visto favorecido en gran medida por la aparición de los gimnasios «low cost». Hasta hace sólo 10 años ir al gimnasio era casi un lujo que no estaba al alcance de todo el mundo. En España hay actualmente unos 4.500 gimnasios y clubes deportivos y, aunque la cifra es muy similar a la de hace una década, el modelo de negocios e ha transformado por completo. Los pequeños gimnasios de barrio han ido dando paso a los centros deportivos de cadenas low cost, con mayor capacidad y más abonados. El hecho de que los precios hayan bajado ha favorecido que los servicios sean más accesibles. Con cuotas fijas de entre 20 y 30 euros por regla general.  Es cierto que la mensualidad es inferior, pero los ingresos se ven compensados con la venta de material deportivo o de productos de máquinas expendedoras.

Así pues, la demanda de empresas de servicios deportivos se ha disparado en los últimos años, por lo que es fundamental no dejar al azar ningún detalle de nuestro proyecto si queremos que sea rentable. Por esta razón, hoy en Solicom, agencia especializada en marketing para gimnasios, queremos explicarte cuáles son los aspectos más importantes que deben tenerse en cuenta para llevar a cabo una gestión eficiente de tu gimnasio.

Planificación

Montar un gimnasio requiere de una buena planificación, contar con buenos profesionales que puedan asesorarte en el equipamiento del mismo, llevar a cabo un buen estudio de mercado, poseer formación en gestión, elegir una buena ubicación, hacer un análisis de tus competidores y contar con un buen equipo para asesorar adecuadamente desde el punto de vista técnico.

En esta fase, es recomendable contratar los servicios de una consultoría especializada que pueda ofrecernos información sobre el sector, la oferta, la demanda, la puesta en marcha del negocio y los elementos necesarios para que nuestro negocio tenga éxito. Y es que la rentabilidad de cualquier gimnasio radica en ofrecer un buen servicio y en las instalaciones con las que contamos.

En este sentido, las actividades adicionales son clave para complementar la actividad básica del gimnasio. Por ejemplo, pilates, taichi, aerobic, clases de baile, yoga, sala de masajes, sauna, venta de vitaminas y suplementos alimenticios, etc. Gracias a ello, podremos diversificar los ingresos, pudiendo hacer el cobro de los servicios en conjunto o por separado. Eso sí, para poder incluir este tipo de servicios, es fundamental contar con un local amplio.

Ubicación y estudio de la competencia

Llega la hora de pensar en el modelo de negocio. En esta fase toca analizar a los competidores, darse una vuelta por la zona en la que se pretende instalar el gimnasio, conocer a los otros centros deportivos que tenemos cerca para saber cuáles son sus puntos fuertes y débiles, el tipo de atención que brindan a sus clientes, etc. De esta forma, podremos saber cuáles son las oportunidades del sector y encontrar formas de diferenciarnos de ellos. Es esta diferencia lo que hará que nuestro negocio resulte atractivo y que la gente quiera elegirnos a nosotros. Por eso, es importante no hacerlo con prisas y observar hasta el más mínimo detalle de todo.

Equipamiento y acondicionamiento del gimnasio

Nuestro centro deportivo debe contar con un espacio mínimo. Podemos comprarlo o alquilarlo, pero es muy importante que esté bien acondicionado en base a las necesidades de este tipo de negocios. Por ejemplo, deberemos encargarnos de que haya una ventilación adecuada, espejos en el salón de usos múltiples, zona de máquinas, sala de usos múltiples, baños y vestuarios, recepción y, si se trata de una zona de la ciudad con dificultades de aparcamiento, contar con una zona de estacionamiento exclusiva para clientes. En el caso de que no cuentes con espacio suficiente para esto último, puedes llegar a un acuerdo con algún parking de la zona para que los clientes puedan disfrutar de una tarifa más reducida.

Personal capacitado

Debemos contratar monitores y entrenadores profesionales que cuenten con la formación y la experiencianecesarias para generar confianza y seguridad en nuestros clientes. Recuerda que son ellos los que estarán siempre en contacto con los clientes y los que se ocuparán de prestarles el asesoramiento que necesiten en cada momento. En definitiva, de guiarlos a lo largo de sus entrenamientos día a día. Para la zona de máquinas, con uno o dos monitores es suficiente, pero recuerda que también necesitarás monitores para impartir las clases adicionales, para lo cual, es recomendable contratar un profesional de cada disciplina.

No obstante, hay que tener en cuenta que el sector del fitness, al igual que ocurre en muchos otros, es un sector en constante cambio, en el que van surgiendo nuevas dinámicas de entrenamiento y actividades de las que no podemos permanecer al margen. Por esta razón, debemos formar continuamente a nuestro equipo para asegurarnos de que los clientes se sienten plenamente satisfechos y de que el centro deportivo funciona correctamente. Piensa que el personal es parte fundamental de tu negocio y que el servicio que presten a tus clientes debe ser de calidad y personalizado.

Promociona tu gimnasio

Implementar estrategias de marketing efectivas ayudará a que tu gimnasio sea rentable. Y, en ello, la creatividad juega un papel clave. Puedes ofrecer clases gratuitas para que vengan a probar las instalaciones y las actividades, lanzar ofertas especiales en horarios de menor ocupación, ofertas de 2×1, horarios flexibles con distintas disciplinas, tarifas especiales para los trabajadores de la zona, publicidad en medios tradicionales y en Internet para captar nuevos clientes, etc.

Con respecto a esto último, la publicidad no debe ser vista como un gasto, sino como una inversión, ya que es lo que nos ayudará a atraer nuevos clientes. Una vez que ya se hayan apuntado, pondremos también en marcha estrategias de fidelización para que no se marchen, lo cual es realmente importante, pues son ellos los que nos recomendarán entre sus conocidos y los que harán que lleguen más clientes.

Obviamente, no se trata de una tarea sencilla, por lo que debemos contar con profesionales que nos apoyen en cada fase del proceso. Por eso, si necesitas ayuda con tus estrategias de marketing, no dudes en ponerte en contacto con Solicom, nuestra agencia de marketing especializada en gimnasio. Contamos con un gran equipo de expertos en cada área que estudiarán tu caso de manera personalizada y pondrán en marcha las estrategias más eficientes para ayudarte a crecer y a contar con una cartera de clientes consolidada.

Gestión del gimnasio

La gestión de un gimnasio es un requisito indispensable para cubrir las necesidades de nuestro centro deportivo. Pero también para simplificar las tareas, aumentar la productividad y obtener una mayor rentabilidad económica. Lo cual pasa por realizar un seguimiento diario del centro y optimizar el tiempo y los recursos de los que disponemos para que el gimnasio sea eficiente y rentable.

Para ello, se deben englobar las soluciones y experiencias que necesiten los clientes, de manera flexible, intuitiva y social, adaptándose el funcionamiento del centro deportivo, a la personalización y al tamaño de las instalaciones, haciéndose siempre de manera gradual y escalonada.

Desde el punto de vista administrativo, se debe facilitar la tarea de supervisión en los puntos de venta y tener controlada la facturación en todo momento. Con la posibilidad de contar con un buen sistema que genere y gestione los recibos bancarios, tanto los que se hacen de manera anticipada como mes a mes. Además, el sistema de gestión debe facilitar la auditoría interna de las cuentas del centro, de manera que pueda integrarse con otros sistemas de contabilidad y aplicaciones. Además, la gestión de los clientes debe ser rápida e intuitiva, permitiendo crear grupos familiares, tipos de socios, de empresas, etc.

Por otro lado, el sistema de gestión de los centros deportivos debe ser flexible en los que respecta a la configuración de grupos, actividades y tarifas, organizando, por ejemplo, cursos o escuelas de deporte. Así como la matriculación de los clientes, las renovaciones, los recibos, la gestión de las plazas, etc.

También se debe llevar a cabo una buena gestión comercial, implementando y realizando un seguimiento de las campañas comerciales, envíos de mensajes o emails, segmentación de clientes y análisis de resultados de las campañas que se vayan poniendo en marcha.

Por último, deberán gestionarse también las reservas de las instalaciones, permitiendo que las pistas, salas y clases se optimicen al máximo posible. Y lo mismo si organizamos competiciones, torneos u eventos. De esta forma, conseguiremos mejorar su ocupación y la productividad del centro. Lo cual servirá tanto para facilitar el trabajo en equipo como para captar nuevos clientes y fidelizar a los que ya tenemos.