+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

Como ya sabrás, la dotación de máquinas y aparatos para los ejercicios y la distribución de las instalaciones es de vital importancia en los centros deportivos. Pero también lo es el ambiente que se recrea para proporcionar a los socios una experiencia de entrenamiento lo más positiva posible. Y, en este sentido, los olores juegan un papel clave. Y es quela sensación de limpieza y pulcritud es fundamental para generar una primera impresión duradera y que los clientes se sientan a gusto.

La importancia de un buen olor en la entrada o recepción de un gimnasio es algo a lo que debemos prestar la debida atención para crear una primera y última impresión que resulten positivas. Para los potenciales clientes que nos visiten para pedir información es fundamental para que esto les anime a apuntarse y para los socios que ya tenemos para mejorar su experiencia cada vez que acuden a entrenar.

Es lo que se conoce como marketing olfativo, una estrategia cuyas ventajas han empezado a explotar muchas marcas desde hace algunos años y que se deriva de los estudios científicos llevados a cabo por la neurociencia en los que se han analizado las respuestas de nuestro cerebro a los diferentes olores.

El olfato es un sentido que influye directamente sobre nuestro estado de ánimo, estimulando nuestras zonas de percepción sensorial, nuestro sistema límbico y nuestra percepción sensorial. Siendo responsable de las emociones, el placer y el humor. Por este motivo, desde hace algún tiempo se ha empezado a utilizar la aromatización de ambientes en las empresas tanto ara inducir a la sensación de confort como para que una determinada fragancia sea relacionada con la marca.

Desde la perspectiva del cliente, introducir aromas en un ambiente hace que su estancia en el mismo sea mayor y que disfrute de una experiencia más agradable. Pero además, la persona terminará relacionando el gimnasio con lo misma y se acordará de él cada vez que lo huela, sin importar dónde se encuentre. Todo ello permite reforzar el vínculo con los clientes, reducir la percepción del paso del tiempo, asegurar el bienestar de los clientes, estimular la atracción hacia la marca y brindar un valor añadido.

 

¿Por qué usar el marketing olfativo en tu gimnasio?

Las empresas del sector del fitness necesitan ofrecer un ambiente agradable, distinto y acogedor para satisfacer y superar las expectativas de sus socios. Ten en cuenta que los olores tienen una presencia mucho más fuerte de lo que imaginamos y que pueden influir considerablemente en tu negocio de manera muy positiva.

Hay que tener en cuenta que muchas personas abandonan el gimnasio cuando no consiguen los resultados, lo que es una consecuencia de la falta de motivación. Contar con buenas instalaciones y personal cualificado es de vital importancia, pero también lo es el ambiente en el que se desenvuelven los clientes y las sensaciones que les provoca, ya que esto hace que nuestro cerebro esté más predispuesto o no a realizar una actividad.

Los aromas marcan de manera indeleble el entorno en el que los socios se desenvuelven, generando sensaciones negativas, neutrales o positivas. Obviamente, las dos primeras no contribuyen a fidelizar a los clientes ni a darles la impresión de que están viviendo una experiencia agradable. Únicamente las sensaciones positivas nos ayudarán a crear en sus mentes un recuerdo grato y estimulante que les invite a seguir acudiendo a entrenar y a  recomendarnos entre sus familiares y amigos. Muy similar a lo que ocurre en los negocios de hostelería.

Después de una sesión de entrenamiento, se genera una sensación de bienestar gracias a las endorfinas, a la serotonina ya  otras hormonas que nuestro cuerpo produce cuando hacemos ejercicio. Un efecto muy agradable y gratificante que no debería verse ensombrecido por el mal olor del ambiente. Y es que los aromas que percibimos influyen considerablemente en nuestro subconsciente,  modificando nuestra percepción del entorno y nuestros recuerdos. Si no, piensa en el olor que viene a tu mente cuando piensas en una piscina. Seguramente la asocias con el intenso olor a cloro. Pues en el caso de los centros deportivos sucede lo mismo.

Por este motivo, es muy importante relacionar nuestro gimnasio con determinadas fragancias que resulten agradables para prolongar el estado de ánimo placentero que sentimos cuando hacemos ejercicio, fortaleciendo así el lazo del cliente con la empresa y añadiendo estímulos para que nos elogien tanto entre sus conocidos como en las redes sociales.

Los mejores aromas para tu gimnasio

Como venimos diciendo el olor es muy importante para causar una buena impresión en un centro deportivo, sobre todo porque el sudor puede dar lugar a malos olores. Sin embargo, no basta con cualquier olor, sino que debemos valorar cuál es la mejor opción para cada zona del mismo.

  • Recepción: los mejores aromas para dar la bienvenida a los clientes de nuestro gimnasio son la menta, el romero, el eucalipto, el té verde, las frutas del bosque, la hierba recién cortada y los frutos rojos.

 

  • Salas y vestuarios: en este caso, recomendamos fragancias como la naranja, el limón, el coco, los frutos rojos y las frutas del bosque.

 

  • Zonas de pesas, cardio y spinning: los aromas afrutados de cítricos son los más aconsejables para estas áreas, ya que proporcionan en todo momento la inyección de vitalidad y energía necesaria para el entrenamiento. En este sentido, destacan el mango, la piña, el limón, la mandarina, el pomelo y la pera.

 

En cualquier caso, no está de más dejarse asesorar por un experto en el tema que pueda ayudarte a encontrar las fragancias que mejor se adapten al tamaño y al tipo de servicios que ofreces en tu centro deportivo, de manera que vayan acordes con lo que deseas transmitir a tus socios y potenciales clientes.

 

¿Cómo aplicar el marketing olfativo en tu gimnasio?

La altísima competencia que existe hoy en día en el sector del fitness hace que muchos gimnasios busquen formas de diferenciarse de la competencia. En este sentido, el marketing olfativo supone un añadido y una seña de identidad frente a la competencia, consiguiendo que la persona relacione un determinado olor con la marca desde el primer momento.

Obviamente, el marketing olfativo para gimnasios es una excelente solución para neutralizar los malos olores que se generan, lo que da un plus añadido al centro. En muchos centros deportivos los responsables intentan ocultar el mal olor sin éxito en la mayor parte de los casos. Hay que tener en cuenta que la actividad física provoca la aparición del mar olor debido al sudor y al ambiente cargado. La cuestión es que, aunque estemos haciendo ejercicio, a nadie le gusta percibir el mar olor. En estos casos, es recomendable escoger un aroma fresco que sea capaz de eliminar estos olores desagradables, como el de los cítricos.

Pero además, hay que tener en cuenta que cuando entramos a un gimnasio, muchos de nosotros nos sentimos bajos de ánimos y de energía, especialmente si lo hacemos después del trabajo. Para potenciar la vitalidad y proporcionarnos ese extra de energía que vamos perdiendo a lo largo del día, existen aromas capaces de provocar reacciones en nuestro cerebro que nos ayudan a levantar el ánimo y enfrentarnos con una actitud más positiva a nuestras clases y entrenamientos.

En este sentido, el cardamomo, el jengibre, el limón o la naranja destacan por sus propiedades estimulantes. Pero la pimienta negra también es muy eficaz para aquellas personas que sufren de somnolencia durante el día y la bergamota y la menta ayudan a elevar el estado de ánimo.

Pero también podemos aplicar el marketing olfativo en función de la actividad que vaya a realizarse. Por ejemplo, para clases de Yoga, Pilates o Tahichi, que ayudan a liberarnos de los problemas y las tensiones, van muy bien fragancias como la lavanda, el cedro, el nerolí o el jazmín. Y es que este tipo de aromas contribuyen a reducir los niveles de estrés y a calmar los estados de ansiedad y nerviosismo.

Por otro lado, si nuestro centro deportivo cuenta con jacuzzi, spa o salas de relajación para favorecer la recuperación física y mental y potenciar la sensación de relax, puedes combatir el olor a desinfectante y cloro con aromas como el eucalipto, que además libera las vías respiratorias, o la menta o el limón, que con su toque fresco ayudan a generar sensación de energía y bienestar.

Así pues, el marketing olfativo no solamente es beneficioso para aumentar el número de socios de nuestro gimnasio, sino también para crear y provocar experiencias únicas que nos ayuden a fidelizarlos. De hecho, este es el objetivo en el que se centran muchas de las estrategias en la actualidad. Y es que, ya que los clientes saben que van a «sufrir» durante los entrenamientos, al menos prefieren hacerlo motivados.

Caso de éxito en la aplicación del marketing olfativo en gimnasios: Máis que Auga

En el año 2018, los gimnasios de la cadena Máis que Auga decidieron introducir el marketing sensorial olfativo en varias áreas de sus centros deportivos y en los vestuarios. Su objetivo era usar el olor como un nuevo canal de comunicación con sus clientes para ofrecerles una mejor experiencia. Después de leer varios estudios sobre el tema, el director de operaciones de la marca, Francisco Cortegoso, se interesó por ello porque pensó que, de esta forma, podía mejorar el bienestar y la actitud positiva de sus socios, y aumentar la sensación agradable del entrenamiento.

La cadena ya ha puesto en marcha esta estrategia en su centro de Coia (Vigo), el primero de sus gimnasios, comenzando por varias zonas concretas, como la sala de fitness, los vestuarios y las salas de actividades colectivas. El marketing olfativo se aplica en las horas punta del centro, cuando hay mucha gente. De esta manera se logra minimizar la sensación de agobio visual. Gracias a ello, se compensa el ver una sala llena de gente, lo que mejora la percepción del ambiente.

Y, aunque solamente se encuentra en fase se prueba, por el momento, el director de la cadena asegura que a los clientes les está resultando muy agradable la experiencia. Si el resultado final es positivo, la estrategia se aplicará a todos los centros de la marca.