+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

En los últimos años, el Body Combat se ha convertido en una de de las clases estrellas de cualquier gimnasio, siendo una de las actividades preferidas por los gym boutique que han ido apareciendo a lo largo de la última década en ciudades de todo el mundo. Y es que es uno de los programas de entrenamiento más demandados por los socios de los centros deportivos. Creada por Nathalie Leivas en Nueva Zelanda en el año 2000, hoy en día podemos encontrarla en centros deportivos de todo el planeta.

Una actividad de entrenamiento cardiovascular donde liberarás altas dosis de adrenalina y descubrirás tu fuerza interior. Pero además te ayudará a quemar muchas calorías y a alcanzar una mayor resistencia.

Una disciplina deportiva que combina la realización de ejercicios cardiovasculares y que resulta muy amena debido a la realización de coreografías en las que se descarga adrenalina al ritmo motivador de música muy animada. Ideal para ponerse en forma, tonificar nuestro cuerpo y desarrollar nuestras capacidades físicas. Con la ventaja de que, con un par de sesiones por semana, es posible ponerse en forma y, al mismo tiempo, mejorar la resistencia. Es precisamente esto lo que convierte al Body Combat en una actividad física muy completa.

Pero además de todas estas ventajas, otro de los principales atractivos del Body Combat es que los movimientos pueden adaptarse al nivel de cada persona, a excepción de aquellas que padecen artrosis en algunas articulaciones o lesiones de rodillas o cadera. Y tampoco es recomendable para mujeres embarazadas o personas que sufran hipertensión arterial o patologías cardíacas.. Con lo cual, prácticamente cualquier persona puede practicar Body Combat sin importar su edad o su forma física.

¿En qué consiste una clase de Body Combat?

El Body Combat se basa en los movimientos típicos del boxeo, pero sin que exista rival o violencia. De hecho, no es necesario practicarlo en pareja o en grupo, sino que puede hacerse de forma individual.  Y es que, aunque se trate de clases colectivas, el objetivo principal del Body Combat no es enfrentarse a un adversario, sino realizar los movimientos.

Pero estos movimientos del boxeo se combinan también con otros de diferentes artes marciales para activar la totalidad del cuerpo, como el judo, el kárate, el taekwondo, la capoeira, el muay thai, el kick-boxing o el tai-chi, pero sin impactar a nadie.

Se trabaja mediante coreografías en las que es posible ejercitar espalda, brazos, hombros, abdominales y piernas, permitiendo de esta forma mejorar la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y la resistencia cardiovascular. Sin que en ningún momento tengas que temer por tu estad o físico.

Todo ello acompañado por música y por las indicaciones del instructor, lo que ayuda a mantener la motivación, las ganas y la fuerza. De hecho, al igual que sucede en el GAP, la música es un elemento esencial dentro de esta actividad, marcando el ritmo a la hora de realizar el ejercicio y sus movimientos. Todo ello hace que las sesiones resulten muy enérgicas y divertidas y que todas las personas que lo prueban por primera vez terminan con ganas de repetir.

Por lo general, las clases duran unos 55 minutos y se estructuran en tres fases en las que se realizan movimientos explosivos como patadas, puñetazos al aire o saltos.

  • Durante la primera etapa de la clase, lo que se busca es preparar tanto el cuerpo como la mente, empezar la sesión con un buen calentamiento y que los deportistas vayan conociendo los ejercicios que realizarán más adelante, para lo cual se llevan a cabo

 

  • Después de estos primeros minutos, se da paso al «combate de boxeo», donde se trabajan la resistencia y la potencia. Para ello, se realizan ejercicios centrados en la energía, la velocidad y la velocidad con tiempos de descanso entre cada serie. Normalmente se pone un tema musical distinto para trabajar cada grupos muscular al ritmo de la melodía, recurriendo a distintos tipos de artes marciales en cada una de las canciones.

 

  • Por último, se realizan ejercicios de push up y fuerza abdominal para tonificar los músculos. Además, se lleva a cabo una serie de estiramientos finales para relajar el cuerpo y evitar lesiones.

 

Tras una sesión de Body Combat, es recomendable dejar descansar los músculos entre dos y tres días para mejorar el acondicionamiento físico. Del mismo modo, es posible que se necesite una práctica diaria no tan intensa de los distintos ejercicios para lograr dominarlos.

 

10 Beneficios del Body Combat

El Body Combat es una actividad física muy completa en la que se trabajan multitud de aptitudes que  ayudan a mejorar la salud y el bienestar tanto del cuerpo como de la mente. Un entrenamiento de gran intensidad que no requiere de mucho tiempo de recuperación, lo que lo convierte en el deporte ideal para mejorar la resistencia cardiovascular.

  1. Desarrollo muscular

Gracias a la combinación de movimientos que se realizan durante las sesiones de Body Combat, lograrás tonificar y desarrollar todos los grupos musculares, tanto los del tren superior como los del tren inferior. Y es que el Body Combat es un ejercicio muy completo que combina piernas y brazos. Además, las continuas repeticiones combinadas con la intensidad del cardio hacen que se trabaje para lograr un cuerpo bien tonificado.

  1. Resistencia

Gracias al entrenamiento de alta intensidad del Body Combat, se mejora la capacidad de resistencia. Para lograrlo, es importante superar y completar como mínimo 40 minutos de sesión. Además, del mismo modo que el running, se trata de un entrenamiento de alta intensidad y las sesiones se llevan a cabo en un intervalo de tiempo determinado y a distintos ritmos, de manera que se consigue aumentar la capacidad pulmonar y cardiovascular.

  1. Flexibilidad y potencia

Son los dos elementos protagonistas del Body Combat, ya que se trabajan a lo largo de toda la clase gracias a los movimientos intensos y rápidos de la actividad. Eso sí, precisamente por ello, es muy importante mantenerse bien hidratado, tanto antes como durante y después de la clase, con el objetivo de mantener al cuerpo en condiciones óptimas.

  1. Perder peso

El componente aeróbico de estas sesiones es muy exigente. Gracias al Body Combat, conseguirás perder un elevado índice de grasa corporal gracias a la intensidad de las sesiones. Con 55 minutos de clase, es posible quemar hasta 800 calorías. Con lo cual, es un ejercicio muy recomendable para aquellas personas que quieran adelgazar y eliminar grasa.

  1. Coordinación

Este componente cognitivo también se trabaja en el Body Combat. Y es que las artes marciales se centran sobre todo en la forma física, la fuerza mental y la ejecución de los diferentes movimientos. Para ello, se lleva a cabo una combinación de movimientos controlados de piernas, brazos y tronco. De este modo, se gana agilidad y coordinación progresivamente.

  1. Trabajo core

Gracias al Body Combat, es posible mejorar nuestro equilibrio corporal y llevar a cabo un buen entrenamiento de la parte central de nuestro cuerpo, conocida como core. Y es que tanto los golpes como las patadas que damos durante los ejercicios concentran la fuerza en los abdominales y en el tronco. Llevar a caboe sta actividad nos ayudará a conseguir una postura adecuada, ganando en estabilidad y equilibrio. Con lo cual, el riesgo de sufrir lesiones es menor.

  1. Liberar tensiones

El Body Combat no sólo es un ejercicio ideal para mejorar nuestro bienestar físico, sino también mental. Este entrenamiento es perfecto para liberar estrés y tensión gracias a la adrenalina que se desprende en cada clase con las patadas y puñetazos que se van dando al aire.

  1. Es bueno para la salud

El Body Combat es una actividad ideal para prevenir las enfermedades cardiovasculares y mejorar el funcionamiento del corazón y de los pulmones, ya que los ejercicios acondicionan el corazón e incrementan su resistencia frente al esfuerzo. Pero también ayuda a mejorar la densidad ósea, la fuerza, la estabilidad y la corrección de la postura. Y el equilibrio también se ve mejorado de manera positiva gracias al intenso trabajo de la zona central del cuerpo.

  1. Mejora la autoestima

La consecución de resultados conforme vamos acudiendo a las sesiones hace que vayamos ganando optimismo. Pero además el Body Combat nos ayuda a reforzar nuestra autoestima, pues nos ayuda a liberar los sentimientos negativos y a sentirnos mejor sin necesidad de golpear a un objeto a una persona.

  1. Actividad divertida

La mayor parte de las personas que realizan Body Combat de forma habitual aseguran que se trata de una actividad divertida y amena, lo que favorece la predisposición para agotar la energía y adquirir la adrenalina suficiente para llevar a cabo tantos ejercicios en una única sesión de una hora. Además, la música que se pone en las clases puede variar desde temas más clásicos a otros más actuales, pero siempre con mucho ritmo para marcar las rutinas de ejercicios que se van llevando a cabo.

 

En definitiva, el Body Combat es un actividad ideal para compaginar con la musculación en sala con el Body Pump. Ideal para aquellos que estén buscando perder grasa, tonificarse y liberar tensiones. Además, cuando salgas de la sesión, tendrás la sensación de haber trabajado muy bien, de manera completa y con una gran intensidad. Puede que al principio te sientas un poco perdido con los movimientos, pero la práctica hace al campeón y, en cuanto le cojas el truco, no habrá quien te pare.