+34 91 816 02 38 [email protected] Español English Deutsch

Ya no cuento los propietarios que me hablan de bajar el precio para seguir siendo competitivos con la creciente competencia de su zona.

Y si lo piensas, es normal:

Hace 6-8 años, no había casi gimnasios, y el primer gimnasio de la zona – habitualmente – se llevó la gran mayoría de clientes, especialmente si su propietario apostó por una superficie grande y equipamiento moderno.

Y hoy, ¿cómo ha cambiado la situación?

La situación de hoy suele ser que justo aquellos centros – líderes en su época – ahora mismo cuentan con una superficie ni la mitad de grande que varios centros «low cost» que han abierto en la zona. Como es lógico, los nuevos centros se han llevado la gran mayoría de gente. Entre el bajo precio, la «novedad», y el último equipamiento, representan una gran atracción para los usuarios de gimnasios locales.

A bajar también los precios … ¿verdad?

La respuesta de los gimnasios de antes suele ser clara: también bajan los precios. Así, para un momento, parece que se frena la bajada del número de socios, y algunos vuelven del «low cost» al no encontrar la misma calidad de atención al cliente como estaban acostumbrados.

Pero unos meses después, ¿qué pasa?

Lo habrás adivinado – los «low cost» de la zona bajan los precios de nuevo … ¿ahora qué? Venga, otra bajada: de 29 EUR al principio, ya hay que bajar a 25 EUR en el ticket medio para seguir siendo competitivos. Puede que funcione algunos meses más, en general, sin embargo, se irá notando que poco a poco, a pesar de la bajada del precio, cada vez menos personas acuden al gym. De recuperar lo que se tenía antes, ni hablar.

No participes en la carrera a la baja

En un mercado low cost, el que tenga menos costes por usuario del gimnasio, va a ganar. Y es prácticamente imposible que lo sea el multi-servicios de siempre – las grandes cadenas suelen ganar esta carrera de costes por usuario debido a la gran cantidad de personas que atraen.

Mi recomendación es que directamente no te metas – no compitas por precio. Si han salido gyms low cost en tu zona – mala suerte, hay que reinventarse. Hay que encontrar un nuevo modelo, tal vez un nuevo local – no podemos atenernos a lo que había antes – esa situación ya no volverá. Puedes alargar el sufrimiento bajando cada vez más el precio, pero al mismo tiempo perderás tus mejores clientes por la bajada de atención al usuario (es imposible mantener la calidad con la mitad o menos de la cuota mensual).

Re-invéntate

En inglés dicen que para tener un «break-through«, un gran éxito, antes necesitas romper algo (break). En este caso, puede que tengas que «romper» con el pasado, romper el modelo antiguo, y reinventar todo como si abrieras hoy mismo el gimnasio, en la situación actual.

Una vez que tengas claro cómo y con qué modelo vas a seguir, asegúrate de tenerlo todo clarísimo, y sigue la estrategia al pie de la letra.

Si necesitas ayuda, ya sabes: [email protected] 🙂